Cuando empiezas con todos los preparativos de tú Boda ó evento no sólo el vestido de novia o tú vestuario serán importantes, el cuidado de tú piel, cabello y demás aspectos que hacen que te veas no solamente bien por fuera sino por dentro.

En esta oportunidad te dejaremos algunos datos de interés sobre tú cabello:

En realidad, no es muy complicado ni dispendioso. Se trata sencillamente de aprender a interpretar sus necesidades, tener mucha disciplina y seguir algunos hábitos sanos. El cabello es muy agradecido y responde rápidamente a las atenciones que se le brinden. Pero, de igual forma, es frágil, y si no lo cuidas se dañará.

Es necesario que conozcas algo de la estructura del cabello y su ciclo de crecimiento. Esta información te será útil para saber cómo cuídarlo y que errores evitar.

El cabello está compuesto esencialmente de una proteína llamada queratina, y por eso es importante añadir a tus comidas alimentos integrales y aceites vegetales que promuevan su formación. La única parte viva del pelo es la raíz, que se nutre a través del torrente sanguíneo. Si miras un microscopio veras que tu cabello se divide en tres capas: Una interna, llamada médula, compuesta por células de queratina; la corteza, que representa 90% de tu pelo, le da fortaleza y elasticidad; y la externa, o cutícula, compuesta por pequeñas escamas. Si estas se dañan o se rompen, tu pelo, que en condiciones normales debe estar sedoso y brillante, se volverá frágil y quebradizo.

El cabello tiene una grasa natural, que actúa como acondicionador. Este aceite, compuesto de ceras y grasas, contiene un antiséptico que combate ciertas infecciones del cabello. Además, le ayudara a retener su humedad y su elasticidad alisando las capas de la cutícula. Si la superficie es lisa, el cabello se verá mucho más iluminado Por eso los cabellos lacios parecen siempre más brillantes que los crespos.

Recuerda que a medida que pasa el tiempo tu cabello se hace más delgado, su volumen disminuye y su proceso de crecimiento se torna más lento, aunque el cuidado externo de tu cabello es esencial, algunos factores internos influyen de manera definitiva en su salud. Uno de ellos es la nutrición. Como sucede con cualquier parte de tu cuerpo, el estado de tu cabello depende en gran parte de tu dieta: Una alimentación variada y equilibrada.

Con un adecuado aporte de proteínas, vitaminas y minerales, lo mantendrá brillante y sano. La proteína las encuentras en la carne magra, el pescado, los huevos y el queso. También puedes consumir varias frutas al día; estas poseen fibra y son buena fuente de vitaminas. Aunque no lo creas, hacer ejercicio es muy bueno para tu pelo por un lado estimula la circulación de la sangre, que lleva el oxígeno y sustancias que nutren las raíces; por otro, te relaja (Recuerda que el estrés es una de las principales causas de la caída del cabello).

Vuélvete disciplinada. Veras rápidamente los resultados y sentirás que los esfuerzos han valido la pena.

Esperamos que estos consejos te hayan sido útiles a la hora de cuidar tú cabello… no olvides: